El fundador Manuel Ferreiro Gándara comenzó como encargado en 1885 en la pirotecnia situada en Bonabal (Santiago). De encargado pasó a ser socio de dicha pirotecnia.

En 1890, Manuel Ferreiro Gándara fundó lo que en la actualidad es Pirotecnia Sionlla, pero por entonces llamándose Pirotecnia Gándara situada en Vista Alegre (Santiago).

Ya en 1929, su hijo, Maximino Ferreiro Mosquera, trasladó la pirotecnia a la parroquia de San Vicente de Marantes, concello de Enfesta, donde se encontraba en régimen de alquiler.

Estando la pirotecnia en manos de este pasó a llamarse Pirotecnia Ferreiro.

En estas etapas se realizaban los fuegos del Apostol de Santiago.

Posteriormente, en 1943 se traslada a la parroquia de San Cristóbal de Enfesta ( concello de Enfesta actualmente pertenece a Santiago de Compostela) pasando a ser propietario de los terrenos en donde se ubicó la pirotecnia.

En 1960 la propiedad de la pirotecnia fue heredada por su hijo Antonio Ferreiro Gasamáns (Tucho) pasando a llamarse finalmente Pirotecnia Sionlla.

Finalmente, en 1998 la pirotecnia pasa a manos de Manuel Antonio Ferreiro Velasco, propietario actual.

bajo